Blog

Ayudando a difundir el tratamiento del desorden respiratorio del sueño

¿Seguro que tu hijo duerme bien? Puede que no descanse adecuadamente si demuestra somnolencia durante el día, falta de atención, tiene voz gangosa o respira por la boca. El desorden respiratorio del sueño (DRS) afecta al menos a un 10% de los niños y sus síntomas pueden, en ocasiones, confundirse con comportamientos similares al trastorno de déficit de atención por hiperactividad. Por eso desde MPATIA estamos ayudando a la doctora ANE VITORIA  a difundir la solución a este problema.

La reconocida ortodoncista y odontopediatra asegura que, si el DRS se aborda a edades tempranas, el tratamiento es corto y sencillo. “Los niños con DRS con adenoides (vegetaciones) tienen una curación cercana al cien por cien, si son tratados mediante expansión rápida del maxilar complementada con una adenoidectomía”, afirma. Como puede deducirse, en ese tratamiento es necesario el trabajo coordinado de profesionales de distintas disciplinas; deben estar al tanto y tomar parte, en muchos casos, no sólo el ortodoncista, sino también el odontopediatra, otorrinolaringólogo, pediatra, neumólogo, fisioterapeuta y logopeda.

Padecer DRS acarrea numerosas consecuencias. Lo peor es que a este problema apenas se le presta atención. Básicamente, los niños con DRS luchan por poder dormir bien, descansar, pero esta dificultad incluso llega a afectar a sus niveles de oxígeno. Afecta a la salud de los pequeños y también a los adultos que no han sido tratados, por lo que es necesario ponerle solución.

 

Cerrar la boca y respirar por la nariz

Hay muchos síntomas que nos indican que un pequeño sufre DRS, como por ejemplo los ronquidos, jadeos al respirar mientras duerme, sueño sin descanso, orinar en la cama, sudoración nocturna, terrores nocturnos o sonambulismo, dormir en posiciones inusuales o imposibilidad de respirar bien. Como decíamos arriba, también hay síntomas durante el día, entre ellos la  inatención y las consiguientes dificultades escolares. Pero además, con el paso del tiempo, la imposibilidad de dormir adecuadamente y las caídas de oxígeno continuadas acaban provocando desde presión arterial alta hasta un crecimiento retrasado y reducido, pasando por cambios de comportamiento, o crecimiento alterado de la cara y mandíbula-maxilar, que conduce irremisiblemente a problemas ortodóncicos.

Como puede verse en la foto, al ensanchar el maxilar el niño puede cerrar la boca y respirar por la nariz.

desorden respiratorio sueño
Y es que respirar por la nariz es básico. El DRS se asocia con tener paladar estrecho, mordida cruzada, mordida abierta anterior…, por ello el ortodoncista está singularmente capacitado para, cuanto menos, cribar los casos de DRS infantil de gravedad media a moderada y ofrecer una solución. El comienzo del tratamiento a edades tempranas, cuando se está en fase de crecimiento, es fundamental (por esa misma razón, porque no hay crecimiento ya, es más complicado abordar el problema en personas adultas).

La expansión rápida del maxilar es uno de los tratamientos que mayores beneficios tiene para las vías respiratorias, especialmente si se combina con la eliminación de las adenoides, lo que permitirá al niño respirar mejor; también los aparatos que reposicionan la mandíbula pueden ser exitosos en el manejo del DRS en niños con mandíbula retrasada. El comienzo del tratamiento a edades tempranas posibilita que éste sea corto y sencillo, y la doctora Vitoria es toda una experta, con más de 20 años de experiencia.

Corre la voz :o déjanos un comentario

Sin comentarios en Ayudando a difundir el tratamiento del desorden respiratorio del sueño

Comenta: